10.05.2008

Besos

Se dio cuenta de que había crecido cuando el beso sólo le supo a beso, cuando con él no llegó ningún tipo de angustia, ni de esperanza absurda en que aquello pudiera convertirse en nada más. Era un beso, y luego otro, y luego otro, y luego otro. Parecía que no lo hacía mal, de hecho le estaba gustando incluso un poco más de la cuenta.

No podía negarlo, cada poco la lógica se quería colar en su cabeza. La lógica la quería obligar a escapar, quería forzarla a parar, sin siquiera tenía una puerta tras la que esconderse... pero esta vez, por mucho que dijera la lógica, no pensaba hacerle caso. Cada vez que la lógica llegaba, ella la hacía escapar corriendo con otro beso.

Las cosas se veían mucho más claras sólo porque ella quería verlas claras; la problemática adolescente desapareció cuando se dio cuenta de que era ficticia, y no era dificil dejar a un lado toda esa angustia de quinceañera, de hecho, cuanto más le besaba, más veía que aquello era precisamente lo que quería.

Estaba ya cansada de ser la niña buena del cuento. No era tan buena como la gente se pensaba, es más, empezaba a ver que ni siquiera era tan buena como ella misma creía, y paradógicamente, eso aún le llenaba más el estómago de una sensación indefiniblemente cálida.

Era consciente del cambio que significaba cada gesto, de que estaba dejándose llevar, estaba haciendo aquello que él le había pedido durante toda la noche: estaba siendo ella misma. Y por una vez, dejó la mente en blanco, y se dejó llevar por las sensaciones, por las sonrisas, por los juegos absurdos, y por uno de los grandes descubrimientos de la noche: los besos que te niegas a dar, son mucho más dulces cuando consiguen dártelos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobretodo si descubres que, en realidad, estabas esperando que esa persona te los diera...

Yo lo descubrí hace relativamente poco. Que los besos pueden ser adictivos. Y son buenos para la salud xD

LuiceG dijo...

Pero esto es... casi pornografía!

Hay gente que dice que algunos besos son amargos, pero a mí la verdad es que todos me saben bien.

Joey dijo...

Anne, no podrás hacerme hablar... este blog es ficticio...

Luiceg, si, claro, pues tenías que haber visto el primer borrador... lo que tiene la censura es que nos priva de grandes obras... jeje

pd, te ha molao, no lo niegues

LuiceG dijo...

El público quiere ver ese borrador

Anónimo dijo...

El público quiere morbo!!! XDDDDD