11.06.2008

Llueve....

... y las calles están resbaladizas. Nunca me han gustado los paraguas, y en momentos como este, en los que la lluvia parece no darle tregua a la tarde, yo me escondo debajo de la capucha del abrigo. Las manos dentro de los bolsillos luchan contra el frio que parece haberse adueñado de la ciudad, y voy ganando metros mirando hacia abajo, a mis zapatos, saltado los charcos y sin pisar las líneas de las baldosas...
Es noche cerrada, y no son ni las siete de la tarde. De repente, sin avisar, como suelen venir los pequeños placeres de la vida, me llega un mensaje.
Mientras lo leo, la lluvia llena de pequeñas gotas la pantalla, pero ni la más cerrada de las tormentas logra empañar el absurdo calor que me recorre el cuerpo cuando alguien te recuerda de cierta manera.
A lo mejor a otra se le subirían los colores, pero a mí no me hace más que gracia... ay quien se encontrase este móvil así, por casualidad...

3 comentarios:

El Zorrocloco dijo...

Eh, mola! No sé por qué eres tan crítica contigo misma :P

Qué poco romántica la prota... Me hace sentir un ñoño del copón XDD

Joey dijo...

Nah, solo es una de esas que se hace la dura para no llevarse luego puñetazos en el estómago (o para que nadie sepa que se los lleva)

:D un microrrelato y sin inspiración, me ha molado el mola!

pd. ves anne? no hace falta pedir PORNO todo el tiempo, jjajajaja

Anónimo dijo...

Aquí sí, es PORNO... pero para la imaginación xD

¿Contestó la prota?